¿Quién se resiste a un meloso golfeado?

2
565

Dulces, aromáticos, con un sabor inconfundible a papelón, queso y a las especias típicas de nuestra dulcería criolla, los golfeados venezolanos cobran más vigencia que nunca.

A diferencia de otras preparaciones de nuestro repertorio gastronómico, los golfeados se han convertido en los predilectos de muchos, ideales para merendar o para matar el antojo de degustar algo dulce a media tarde o a media mañana.

Estos deliciosos pancitos, esponjosos y pegostosos de tanto melado de papelón, sin duda, se han convertido en uno de los dulces mas apreciados por los venezolanos.

Los golfeados están rellenos de papelón rallado, queso blanco llanero y aromatizados con con canela y pepitas de anís, se enrollan en forma de caracola y se hornean. Acompañados de un trocito de queso y enchumbado de más papelón son el paraíso en cada mordisco. Preparar ese melado tiene su técnica y su esencia.

Su origen

Como suele suceder con divinuras como estas, y más en nuestro país en donde convergen muchísimas culturas, hay al menos menos dos historias que hablan del nacimiento del golfeado.

Una de ellas es en El Junquito, estado Vargas. Un panadero de La Guaira, en el mismo estado, “buscaba recrear la caracola francesa” y, por accidente, salió el golfeado.

Luego de algunos años, este panadero se mudó montaña arriba, en el frío Junquito, y se llevó con él la receta de este delicioso pan dulce; es por eso que los mejores se encuentran en esta zona.

(Vea también Hablemos de Pizza)

¿Dónde comerlos?

Hablemos de tres lugares, y si tienen más, no duden en contarnos por la cuenta Twitter @ETNVenezuela.

Don Goyo es lo que llaman “la vieja confiable”, y es porque son sencillamente deliciosos. Húmedos, dulces y con ese toque de queso de mano que les da el equilibrio perfecto a los golfeados.

De segundo puedo recomendar, sin duda alguna, los de Artesanos Cafetería en la plaza Bolívar del Casco Histórico de Caracas. Buen tamaño, buen sabor, mojaditos, suaves. Lo malo es que el queso de mano es una telita casi transparente.

Tengo un rinconcito especial en el Centro Parque Caracas. Detrás de las escaleras mecánicas, en el piso de abajo, hay un local que ofrece unos ricos golfeados, bien oscuritos de papelón. Son pequeños y con poquito queso, pero son divinos.

Otro clásico de Caracas está en la tradicional Panadería 900 en pleno bulevar de Sabana Grande. Aunque han variado algo en el tiempo y ya no se ven tan grandes como antes, siguen teniendo ese abundante melado de papelón que los caracteriza y una suavidad envidiable.

Y también en Sabana Grande, unos poco metros más allá, también están los golfeados de La Favorita. Estos golfeados tienen un tamaño bien considerable, así que son una merienda más que satisfactoria para cualquier tarde en la oficina o en casa.

¡Haz tu ruta del golfeado y nos cuentas!

ETN/Aimeg García/Beriozka Fereira

2 Comentarios

Deje un Comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí