De nuevo la CEV

0
503
Foto: Archivo

Hay ciertas fechas del año en que la Conferencia Episcopal Venezolana se activa, generalmente por ciertas coyunturas de carácter político. Se ha dicho y -es cierto- que la CEV debe alejarse de la retórica cristiana, de los templos y de las sotanas, e inscribirse como un partido político ante el CNE. Lo cual no es de su agrado. De esta forma sería coherente el discurso que pregona con su praxis. Ha cambiado parte de la directiva de la CEV, mas no ha cambiado ni un ápice su visión del mundo ni la del país.

Furibundos miembros del episcopado, como Diego Padrón -presidente saliente de la CEV- y el arzobispo emérito de Coro, monseñor Roberto Lückert, han insistido antes en una injerencia política que plantea irónicamente que el Gobierno debe “admitir sus errores” mientras que la Iglesia debe retomar el control y supervisión de los diferentes sectores que plantean reclamos al Gobierno.

Los voceros de la Iglesia se han explanado en las liturgias cuyo tinte político ha sido denunciado hasta por católicos militantes. Estas praxis han resaltado en los eventos de celebración mariana, ya sea en Maracaibo (Feria de la Chinita), Barquisimeto (Procesión de la Divina Pastora), o Nueva Esparta (Fiesta de la Virgen del Valle). Las altas autoridades eclesiásticas del país no desconocen estos hechos; al contrario, los apoyan. Cuando se les habla de política, los miembros de la CEV lo niegan y rechazan. Pero hay pruebas contundentes.

El fin de semana correspondía celebrar en Lara la procesión de la Divina Pastora en su visita N° 162 de Santa Rosa a Barquisimeto. En los actos litúrgicos de la celebración de la Divina Pastora se destacaron en esta oportunidad el obispo Víctor Hugo Basabe, primera autoridad eclesiástica en Yaracuy desde 2016, quien estaba afanado por la diáspora de los feligreses junto al arzobispo local, Antonio López Castillo.

Ambos plantearon en sus homilías un conjunto de expresiones que podrían insertarse en lo que plantea la Ley contra el Odio. Mas no hablaron de la guerra económica ni del bloqueo de Estados Unidos. Mucho menos del papel que juegan en todo esto tanto Fedecámaras como Consecomercio. Estos altos prelados de la Iglesia, en la coyuntura de las festividades de la Divina Pastora politizaron sus discursos y ahora se investigará en el marco de dicha ley si fue virulencia planificada o no.

ETN/ Asalia Venegas

Deje un Comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí