Duele hondo, Honduras

0
277

El imperio ha sido particularmente perverso con Centroamérica, siglos ha. Su pueblo ha resistido los embates a que ha sido sometido, desde antes de los filibusteros. Con su particular visión supremacista buscó la manera de colonizar estas tierras y enquistarse para someter a su antojo a las naciones de esta franja, la más angosta del continente americano.

Panamá, Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, han sellado diversos episodios en la defensa de su soberanía. De ellas y de la mano de Sandino y del FFM-LN, Nicaragua y El Salvador, han escrito con sangre páginas que los sitúan en la posición de vanguardia en la lucha de los pueblos del continente. Bajo el ariete de ese pensamiento liberador, Nicaragua y El Salvador son hoy día referencia en la lucha de Nuestra América por su independencia.

Después de varios intentos por permanecer bajo la figura de la Confederación o de la Unión, aquellos territorios recorrieron caminos propios. A finales del siglo 19 ya estaban separados y más débiles para ser penetrados por los Estados Unidos. El Comando Sur y los militares hondureños fueron tejiendo nexos para la instauración de las bases militares en su geografía. La Base militar de Soto Cano (Palmerola), construida en 1980, tiene la pista de aterrizaje más larga de la región.

La presencia de las bases militares gringas en nuestros territorios ha proliferado en los últimos tiempos. En Colombia 7 bases militares presionan sobre sus vecinos, sobre todo Venezuela. Se le ha calificado como la “colonización del siglo XXI”, en la cual se impulsan “misiones de colaboración” para una penetración abierta en la política de cada país. La afrenta gringa condujo en 2009 a la destitución y secuestro del presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

En este momento Honduras enfrenta el robo de las elecciones presidenciales del domingo 26 que encabezaba el candidato opositor Salvador Nasralla, de la Alianza de Oposición, quien cuenta con el respaldo de Zelaya. El TSE, de una manera burda implementó medidas dilatorias y bajo argumentos inverosímiles le da una ventaja de 1,5 puntos al candidato de la derecha, Hernández, quien con trampas se pudo postular a la reelección. Nada fácil. El gobierno gringo y la derecha hondureña tienen sus manos metidas en este fraude.

ETN/ Asalia Venegas

Deje un Comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí