Hablemos de Pizza

1
412

Sí, el delirio de muchos, el placer de otros y el tormento de los que hacen dieta.

Esta encantadora bomba calórica, la pizza, se ha convertido en una de las favoritas del venezolano, llegando a ocupar un lugar importante en las reuniones sociales y familiares. En mi casa, hacer una “pizzada” es un buen momento para comer infinitamente y reunir a todo el clan, pero no es nuestra y tampoco viene de Italia.

Su nacimiento

Algunas fuentes aseguran que la pizza tuvo su origen en Egipto, hace 6 mil años. Los egipcios, unas de las civilizaciones más antiguas del mundo, inventaron una mezcla de harina, agua y sal, que posteriormente horneaban para crear pan, al que, al pasar del tiempo, fueron agregando algunos condimentos para hacerlo más delicioso.

Otros aseguran que el asunto fue en Grecia, lugar creador del plakuntos, un pan plano cubierto de hierbas, ajo, especias y cebolla.

Pero la pizza, como se conoce hoy, nació en Nápoles, Italia – aunque, estamos claros que no es de allí -, en donde, poco a poco, fueron transformando este pan plano, agregando ingredientes como tomates, salsas y más condimentos.

La pizza se fue popularizando en este país europeo, y a medida que se iba expandiendo por Italia, irían agregando ingredientes originarios de esas diferentes zonas.

Con la migración masiva de italianos a América a comienzo del siglo XX y luego de la Segunda Guerra Mundial, este platillo fue calando en la gastronomía de los lugares en donde decidieron emprender nuevos rumbos; es así como llega a nuestra Venezuela.

Adaptamos la pizza a nuestro menú, y como a los venezolanos nos encanta comer carbohidratos, las adoptamos con mucho amor.

¿En dónde comer Pizza en Caracas?

Es difícil escoger un lugar favorito para comer pizza, sobre todo porque cada persona tiene su rinconcito especial; sin embargo, me atreveré hablar de las que más me han gustado.

Una opción, sin duda, es La Romanina. Este restaurant queda en La Castellana, municipio Chacao, y la verdad es un tiro al piso. Con una pizza –su tamaño es estándar-, comen dos personas normales. Yo me como una sola.

El lugar es acogedor, utilizan horno de leña, la atención es buena pero dependerá de la cantidad de personas que haya en el local, porque a veces está muy muy full.

Recientemente, descubrí que las pizzas hechas en panaderías pueden ser sorprendentes. En la Panadería Lirios, en San Bernardino, hacen unas bien ricas, bien diferentes, pero pasan la prueba.

(Vea también Casabe: Pan ancestral de nuestros pueblos originarios)

Otro lugar es La Patana Cultural del Teresa Carreño. Su tamaño también es estándar (sólo para una persona) y su sabor es rico, se nota que el horno está curado porque sabe a pizza crujiente, ahumadita.

Subiendo el bulevar Panteón, hay un lugar conocido como “El Gallinero”, ofrecen pizzas individuales, todas con los mismos sabores, un poquito de todo: masa de pan de pita crujiente, salsa, queso, maíz, cebollín, ajoporro, jamón, peperoni, cebolla y pimentón. No tienen más opciones.

El lugar ofrece pizzas, a partir de las 11:30 de la mañana y hasta las 2:00 de la tarde de martes a viernes se pueden degustar de estás sabrosas pizzas, en el centro caraqueño.

Un sitio un poco más extravagante es Somos Pizpa, ubicados en la avenida Rómulo Gallegos, entre sus sabores destacan: la Pizza Burger, que reúne ingredientes característicos de una hamburguesa en una magistral pizza; otra de las opciones de esta pizzería, es la pizza de tajadas de plátano frito y queso una combinación muy venezolana.

Entre su variedad de sabores, también ofrecen: pizza de parrilla, de tacos mexicanos, de pasticho, la de pabellón criollo y la nutella, cambur y fresas resulta perfecto para los amantes del dulce.

El lugar bastante concurrido, la atención es buena y las pizzas son grandes, los sabores diversos, la salsa bastante simple, quizá porque los protagonistas son el resto de ingredientes y aderezos. Para gustos menos tradicionales, este resultará un lugar ideal.

Otras opciones

Pizza rápida

Una receta rápida de pizzas es con pan pita o pan árabe.

1) La salsa: Tomates licuados (pelados preferiblemente), albahaca, ajo, cebolla, orégano y sal. Todo licuado y a cocinar por unos 15 minutos a llama alta.

2) Queso mozzarella, maíz, jamón, chorizo español o salchichón, cebolla picadita en julianas, pimentón, anchoas, albahaca picadita (lo que le dicte su imaginación y su estómago).

3) Cubra el pan pita con todos los ingredientes y hornee a 200 C° hasta que haya gratinado el queso, la retira y disfruta con una buena cerveza, si es artesanal mucho mejor.

ETN/Aimeg García/Beriozka Fereira

1 Comentario

Deje un Comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí