¿Cuándo, con quién y cómo se acuerdan los precios?

0
139

Finalmente, el 20 de noviembre de 2017 se acordó el precio de los primeros 5, de un total de 50 productos que nos prometieron en septiembre. Ya estamos desfasados a juzgar por lo que está ocurriendo en el terreno de la verdad. Si comenzamos con el maíz, nos encontramos que el 09 de octubre de 2017 se anunció vía twitter que el precio al productor sería de 2.100 Bs/ kg sin acondicionar (húmedo y con impurezas). Finalmente, el 20 de noviembre de 2017 se publicó en Gaceta la Providencia Administrativa N° 077 que oficializa dicho precio. Tenemos que darle la infausta noticia que desde hace rato, pero mucho rato, la agroindustria y particulares le están pagando a los productores entre 2.850 y 3.000 Bs por un kilogramo. Con el maíz amarillo la cosa es peor, porque en Portuguesa hay empresas pagándolo a Bs. 4.000/kg. Ese maíz amarillo es la principal materia prima energética para la fabricación de los Alimentos Balanceados para Animales (ABA); y puede representar entre 40 a 60% del alimento.

Ahora será muy difícil recoger esa cabuya, ya que se permitió que la sangre llegara al río; y más difícil aún, será evitar que el precio más alto al cual fue adquirida la materia prima y el que se espera para el futuro (precio de reposición) no influya sobre el costo de la harina precocida y de los ABA. Los buenos abogados creen que cuando la justicia tarda no es justicia. Los productores del campo dirán que tampoco es justo acordar los precios después de vender o entregar la cosecha. Los cereales (maíz blanco y amarillo) y (arroz) se deben sembrar al comenzar las lluvias (abril- mayo) y se cosechan en agosto-septiembre; por lo tanto, los precios al productor no se pueden oficializar a finales de noviembre. Esto contribuye con la anarquía en los precios, ya que en “rio revuelto, ganancia de pescadores”. LAS DECISIONES IMPORTANTES SE DEBEN TOMAR Y COMUNICAR A TIEMPO. Así mismo, los precios deben acordarse con los actores adecuados que no son otros que los productores primarios y secundarios; estos últimos, cuando se trate de productos procesados por la industria. En relación al cómo hacerlo, es mandatorio que se comience por analizar la estructura de costo de cada bien, porque no hay discusión en relación a que los precios deben ser justos tanto para los productores como para los consumidores. Aunque los consumidores sean superiores numéricamente hablando, un país sin productores honestos y eficientes está perdido, porque los productores son la base de la economía de un país, ya que para DISTRIBUIR Y COMERCIALIZAR hay que PRODUCIR primero.

Adicionalmente a lo anterior, si se revisan minuciosa y sinceramente los costos de producción, se podrán detectar los cuellos de botellas y los vicios que se deben corregir urgentemente. A manera de ejemplo: sería bueno revisar cuál es el margen de ganancias de la industria que procesa millones de kilogramos de maíz blanco y de arroz en concha, para obtener harina precocida y arroz de mesa. La ganancia debería ser aproximadamente 8%. Por los precios finales al consumidor pareciera que es 30%. A esto se agrega el hecho que en ambos casos se obtienen subproductos que se venden, y bien caros, a la industria de Alimentos Balanceados para Animales. ¡Como en el cochino…hasta el rabo es chicharrón! Si chequearan los costos por hectárea de preparación de tierra, es posible que detectaran que en el sector oficial alguien tuvo la ocurrencia de bajar costos de producción en el papel (que lo aguanta todo) usando para los cálculos oficiales, los precios de mecanización de la empresa Pedro Camejo. La pregunta es ¿Tiene la empresa estatal la capacidad de prepararle la tierra a todos los agricultores a precio solidario? ¿Los agricultores pagan el rastreo, siembra y cosecha a precio de Pedro Camejo? ¡Si alguien responde si, está mintiendo! Un productor de Portuguesa y miembro del gremio de los cañicultores nos aseguró en una reunión en la Cámara de Comercio de Guanare, que le pagan el fertilizante a Agropatria con gastos operativos incluidos (suponemos que transporte, caleta y almacenamiento). Sin embargo, los cañicultores tienen que retirar el fertilizante en Morón y pagar el transporte de verdad, verdad. Cualquiera a quien le funcione la cabeza se preguntaría ¿Y por cuáles gastos operativos cobrará Agropatria?

El caso del café es un tema aromático. No se con quién acordaron el precio del grano, pero le podemos informar que hace rato a los caficultores de Portuguesa le están comprando el quintal (46 kilogramos) de café verde entre 800.000 y 1.000.000 de bolívares. Según Providencia Administrativa N° 075 del 20 de noviembre de 2017 SUNDDE estableció el precio para el quintal de café verde más fino (lavado A, grado 3) en Bs. 559.399,63 para un kilo de café tostado molido tipo Premiun a Bs 30.890,85. Para el café de peor calidad (Lavado C, grado 5) el quintal en Bs. 399.096,74 para un kg de café tostado molido tipo Bueno familiar de Bs. 20.732, 08. ¿Cómo hacemos para recoger el agua derramada? porque en el comercio de Portuguesa, 1kg café molido cuesta entre Bs. 45 (sin marca) y Bs. 60 (marca no conocida).Por ejemplo, un café de nombre “Amanecer” cuesta Bs. 52.000 el kilo gramo en Portuguesa. Todo este desfase se repite con la carne, la leche o una trampa jaula que inventaron llamada BEBIDA LÁCTEA, que uno no sabe que carrizo es, pero es más cara que la leche. El precio de Bs. 18.900 por kilogramo de azúcar es otro cuento de camino. Que nos digan dónde la venden para ir corriendo, porque en los abastos no hay y en las bodegas la venden detallada a razón de Bs. 50 el kilo. En fin señores de la economía, le recomendamos volver a sentarse y hablar con los productores y con los agroindustriales “como caballeros, no como lo que son” (¡Ese Cantinflas con sus cosas!).

Finalmente, por simple curiosidad, nos gustaría saber ¿Cuál es el mecanismo previsto para que en la práctica se cumpla el numeral 3, del artículo 2 de la Ley Constitucional de Precios Acordados? “Garantizar la disponibilidad de los productos priorizados según los precios acordados mediante la aplicación de procesos de CONTRALORÍA SOCIAL y FISCALIZACIÓN POPULAR entre los sectores públicos, privado, comunal, y las trabajadoras y trabajadores”. Si la contraloría y la fiscalización esto se hace en forma espasmódica y esporádica, a DRÁCULA y al SILBÓN, le saldrá la SAYONA. ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

ETN/ Antonia Muñoz

Deje un Comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí