¿A qué sabrá ese pastel de un tal Chucho?

0
170

El Pastel de Chucho, no debe su nombre a su creador, sino a uno de sus ingredientes principales: el chucho o raya, pescado con el que se prepara esta obra gastronómica, digna representante de la cocina del oriente venezolano.

Su nacimiento data del año 1980, cuando su creador, el chef Rubén Santiago, quien luego de salir de una prestigiosa cadena hotelera, decide fundar junto a un par de amigos “La Casa de Rubén”, un restaurante en una casa de madera ubicada en la Avenida 4 de Mayo, de la isla de Margarita, que luego se convertiría en referencia obligatoria para degustar la esencia culinaria de la Perla del Caribe y de la región oriental de nuestro país.

Rubén junto a sus socios Chalo y Simón, inicia la búsqueda de un plato que se convierta en referencia para su restaurante, una receta más allá de representar al local, representara su cocina, su esencia y los sabores de la gastronomía margariteña.

(Vea también ¿Quién se resiste a un meloso golfeado?

En el Pastel de Chucho, que es una versión del cuajado oriental, convergen ingredientes que son transversales en nuestros fogones, platos que no escapan de un buen sofrito criollo con el infaltable ají dulce, margariteño por supuesto, alcaparras, pasas de uva, onoto, papelón, tajadas de plátano maduro frito, queso y el guiso de chucho que es el ingrediente estrella para prepararlo. Sabores agrios, salados y dulces, que combinados resultan un placer para el paladar de los venezolanos.

La diferencia entre el cuajado oriental y el pastel de Chucho radica en que el primero lleva papas sancochadas y huevos batidos para que este especie de pasticho por sus capas de sabores, pueda cuajar, mientras que el segundo sólo se hace con tajadas de plátano frito y en vez de huevo se agrega salsa bechamel y queso amarillo. Dando lugar a una nueva versión del cuajado oriental, que desde su creación se ha convertido en uno de los platos gastronómicos margariteños por excelencia, tanto para nuestros connacionales como para visitantes de otras latitudes.

Pastel de Chucho a mi manera

Ingredientes:
2 ½ kilos de chucho, raya o cazón,
15 ajíes dulces
6 ramas de cebollín
2 ramas de ajoporro
1 Pimentón verde
1 Pimentón rojo
1 Cebolla
1 cucharada de ajo triturado
1/4 de taza de vino tinto
1/4 de taza de alcaparras bebes
1/4 de taza de pasas de uvas negras o rubias
1/2 de taza de melado de papelón
1/4 de taza de pan rallado
2 huevos
Sal y pimienta al gusto
Aceite para freír las tajadas de plátano

Preparación:
Cocine el chucho o el cazón en suficiente agua por unos 20 minutos. Escúrralo y deje que se enfríe, desmenuce la carne y reserve. Precaliente al horno a 350ª C. Prepare un sofrito con la cebolla, pimentón, ajíes dulces, cebollín, ajoporro y ajo; agregue el chucho o cazón que había reservado, las alcaparras, las pasas de uvas, el vino tinto, 2 cucharadas de melado de papelón, sal y pimienta al gusto.

Fría las tajadas de plátano en abundante aceite caliente. Luego elimine el exceso de grasa colocándolas sobre papel absorbente. En un recipiente adecuado mezcle el queso rallado, los huevos batidos, el pan rallado, el melao de papelón y el guiso de chucho o cazón.

Tome un molde y enmantequíllelo. Disponga una capa de tajadas en el fondo y sobre esta una capa del guiso. Añada una porción del queso rallado sobre el guiso de manera uniforme. Termine con otra capa de tajadas y el queso restante. Lleve al horno y hornee durante 20 minutos, deje reposar antes de cortar y servir.

Si desea incursionar en la versión de Rubén, sustituya los huevos batidos y el pan rallado por salsa bechamel y en vez de agregar queso blanco, añada queso amarillo. Para armarlo, coloque capas de tajadas de plátano; luego el guiso de chucho, bechamel, queso, más tajadas y así sucesivamente, culmine con tajadas, bechamel, queso y al horno a fundirse los sabores y gratinarse durante 20 minutos.

Este plato tiene bastante demanda en Semana Santa, las familias orientales suelen acompañarlo con ensalada de papa, zanahoria, remolacha y huevos sancochados cortados en cuadritos, aderezada con sal, pimienta, aceite, vinagre y mayonesa, ademas de arroz blanco.

#DeliciosasCoordenadas

Si no se anima a prepararlo en casa, por ser una receta laboriosa, siempre hay opciones para degustarlo. Si se encuentra en Caracas, la Casa de Francy en La Candelaria es una excelente alternativa para deleitarse con un buen Pastel de Chucho.

Si viaja a la Isla de Margarita, visite la Casa de Rubén, aunque también hay otros restaurantes que ofrecen este delicioso platillo, entre otros platos con sello venezolano y sabores de los fogones del oriente del país.

ETN/ Aimeg García y Beriozka Fereira

 

Deje un Comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí