¡A la venezolana me gusta más!

0
89
Foto: Archivo

Sus orígenes se remontan a más de 4 mil años, al parecer, los egipcios ya la tenían en sus hábitos alimenticios. Se ha convertido en un plato que conseguimos en cualquier rincón del planeta, con sus variaciones en cuanto a formas de prepararla, ingredientes y sabores: la hamburguesa.

Un poco de historia

Las hamburguesas, tal y como las conocemos hoy día, se remontan a la época de la Alemania del siglo XIV, cuando los alemanes solían aromatizar con especias baratas las carnes de baja calidad, que una vez cocida y aderezada constituía la comida de los pobres.

El nombre de hamburguesa procede de la ciudad alemana de Hamburgo, donde se la llamó filete hamburgués. Cuando la especialidad salió de aquella ciudad la receta adquirió diversos nombres, formas de condimentarla y elaborarla con diferentes carne.

A Inglaterra llegó en el XIX. Allí, el famoso doctor J. H. Salisbury, reformador de la dietética, recomendó aquel plato porque según él, la carne triturada facilitaba la digestión y ahorraba trabajo al estómago. El doctor Salisbury aconsejaba tomar carne tres veces al día y recomendaba “tres grandes hamburguesas del tamaño de la boina de un marinero francés”.

Los seguidores del doctor Salisbury picaban cuidadosamente los filetes, y tan famosa llegó a ser su dieta que a la hamburguesa empezó a llamársela en Inglaterra Salisbury steak. Para acompañar aquella carne se recomendaba un vaso de agua templada.

Hacia 1880 la hamburguesa llegó a América de mano de emigrantes ingleses y alemanes y adquirió carta de naturaleza y nombre definitivo: hamburger steak, o simplemente hamburger.

Se servía y daba a conocer internacionalmente en la Exposición Mundial de Saint Louis, Missouri, en 1904: la gente acudía a los stands de comida rápida en los que la estrella era la hamburguesa tal como ha llegado hasta nosotros.

De la historia al negocio

Considerada la reina en los negocios de comida rápida, las hamburguesas ocupan un puesto de especial atracción tanto para inversores en el ámbito culinario como para sus fanáticos consumidores.

Además, su popularidad es indiscutible, su rentabilidad enamora y la verdad es que cualquiera  puede preparar una  hamburguesa de mejor sabor y calidad que las que venden en las más famosas franquicias.

Al rededor del mundo hay numerosos negocios de comida rápida, especializados en hamburguesas, de todo tipo, cada día este plato que aunque no aburre, necesita actualizarse, innovar, reinventarse y ofrecer nuevas opciones que lo distingan entre sus competidores.

Sabor con identidad

La versatilidad de la hamburguesa, hace que cualquier ingrediente le caiga bien y si de nacionalidad se trata, a este plato globalizado cada nación le otorga su toque personal.

¿Qué tal estás hamburguesas de distintas nacionalidades?

1. Estados Unidos: aros de cebolla, salsa barbacoa, pepinillos, tomate, lechuga y queso cheddar.

2. Francia: queso brie, champiñones, cebolla caramelizada.

4. Australia: remolacha, huevo frito, piña a la brasa.

5. México: guacamole, jalapeños y frijoles.

6. Japón: wasabi, wakame, salsa teriyaki, setas shitake.

7. Venezuela: de todo un poco.

A la venezolana me gusta más

La clásica hamburguesa americana no es la predilecta del gentilicio venezolano, para nosotros mientras más ingredientes más sabor y más disfrutamos comer de una buena hamburguesa. Las franquicias no están entre nuestros lugares predilectos, aunque hay algunos lugares más sofisticados que llevan al plato a otra escala, pero los carritos callejeros  y las famosas calles del hambre no tienen parangón.

Las hamburguesas venezolanas varían de acuerdo a la región del país, pues cada estado así como en el mundo cada país, le otorga su toque distintivo. 

Entre las proteínas destacan: Carne de res, chuleta ahumada, milanesa de pollo, chorizo y hasta carne mechada, además de un huevo a la plancha; los vegetales contemplan un arsenal de ingredientes: tomate, cebolla, lechuga, repollo con zanahoria, pepinillos, papas fritas, aguacate; también se incorporan frutas como piña asada. En cuanto a quesos y embutidos, aquí se disputan los quesos amarillos, también el cebú en Maracaibo que es como un queso de mano o queso telita; jamón y tocineta crujiente, hay quienes también agregan chorizo. Si a las salsas nos referimos, las posibilidades son infinitas, desde las clásicas, mayonesa, salsa de tomate y mostaza, hasta picantes, tártaras, de ajo, BBQ, de queso, agridulces y pare de contar.

Si las hamburguesas son un poco más “gourmet” champiñones, cebollas caramelizadas, tomates confitados y aderezos con queso azul por nombrar algunos, no han de faltar; además de panes saborizados como óregano y parmesano, aceitunas verdes o negras, pan de pesto de albahaca o de pesto de tomates secos son algunas opciones adicionales al pan tradicional con semillas de ajonjolí.

Si hablamos de acompañantes, los venezolanos no nos limitamos a las acostumbradas papas fritas; desde tostones, aros de cebolla, ensalada de repollo con zanahorias, pasas y piña, yuquitas fritas o quizá un perro caliente “bien resuelto” antes de la hamburguesa son de los acompañantes perfectos para nuestro gentilicio.

 

 

En Maracaibo, estado Zulia, se sirve la grosería más grande del país: las hamburguesas conocidas como sombreros, traen de todo y un poco más, al mejor estilo de los maracuchos donde las porciones de comida son grandes, abundantes y colmadas de muchas salsas y exagerados ingredientes.

En Maracaibo, se preparó la hamburguesa más grande de Venezuela y la segunda más grande del  mundo.

Con un aproximado de 150 kg y más de un metro de longitud, esta “reina” de la comida rápida fue realizada para celebrar los 32 años del local El propio Carlos.

Personalidades de la región estuvieron presentes para observar cómo se preparaba este plato que sorprendió a más de uno.

Así quedó el platillo… Seguro a más de uno se les hizo agua la boca.

Sabor y Originalidad

Además existen opciones más creativas como:

La burguerpizza: pan con salsa y queso derretido tal cual una pizza, a la que se le añaden todos los ingredientes de una hamburguesa.

También está la cachapaburguer, una hamburguesa donde el pan es sustituido por par de cachapas.

El pataconburguer es otra creación marabina, donde el pan es sustuido por dos patacones de plátano verde frito y rellena con todo lo que se le pueda ocurrir.

 

#DeliciosasCoordenadas

Caracas y su encanto tiene lugares exquisitos, callejeros, humildes, rimbombantes y hasta esnobistas donde preparan deliciosas hamburguesas, aquí algunos de ellos:

Ávila Burger: Ubicado en Los Palos Grandes es una excelente opción para degustar de hamburguesas gourmet.

Manicomio VIP: Puesto Callejero en la Av. Principal de Manicomio, con deliciosas hamburguesas, entre su repertorio ofrecen: La Sifrina con salsa de queso azul, tocineta y cebollas caramelizadas y La Tropical con piña a la parrilla, aros de cebolla y salsa de queso.

La Cotorra: En la California Norte, este es el sitio ideal para disfrutar de unas super hamburguesas acompañadas de papas fritas y ensalada de repollo y zanahoria dulce con pasas.

Alejandro’s Burger: En Los Frailes de Catia, deliciosas hamburguesas en este sector popular de la parroquia Sucre, con servicio a domicilio.

Chocolate con Cariño: En el centro de Caracas, ofrece viernes de hamburguesas con sabrosas opciones entre lo tradicional y lo gourmet.

Además, están las calles del hambre de la ciudad y sitios emblemáticos dónde poder disfrutar de este plato ideal para los viernes en la noche, los fines de semana o para deleitarse con las acostumbradas hamburguesadas para compartir con amigos y familiares.

Las elaboradas en casa siempre son una excelente opción para degustar una buena hamburguesa al mejor estilo: ¡Así me gusta a mí!

ETN/ Aimeg García y Beriozka Fereira

Deje un Comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí