Definen estrategia contra el neoliberalismo

0
68
Foto: Archivo

La Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo culminó en Uruguay con la aprobación de un plan de acción para 2018, enfocado en el enfrentamiento a los acuerdos de libre comercio, las transnacionales y la lucha por la integración de los pueblos.

El documento, al que accedió Orbe y será dado a conocer este sábado durante la clausura de la cita de tres días, convoca a aunar esfuerzos también en la defensa de la democracia, otro de los ejes fundamentales del encuentro al que asistieron más de 2000 referentes de las luchas populares de América. Reafirmamos los principios de solidaridad e internacionalismo que nos unen, así como el compromiso de seguir luchando por una transformación sistémica contra el capitalismo, el patriarcado, el colonialismo y el racismo, sostiene el texto.

Los delegados ratificaron la agenda unitaria y de articulación de fuerzas sociales y políticas acordada en el Encuentro de La Habana en 2015, ‘dada la necesidad de rearticulación de las diversas alternativas e iniciativas populares para enfrentar el modelo de dominación capitalista neoliberal’.

La Jornada Continental nació en la capital cubana, a propósito de celebrarse allí aquella cita para conmemorar los 10 años de la derrota del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), iniciativa promovida por Estados Unidos y frenada por el empuje de las fuerzas progresistas de la región.

Esta nueva ofensiva neoliberal profundiza los mismos mecanismos de acaparamiento de territorios, explotación del trabajo y control de los cuerpos, denunciaron los asistentes al encuentro de Montevideo, que sesionó en carpas instaladas en el Velódromo Municipal.

Al referirse a la avanzada conservadora y reaccionaria del sistema capitalista, alertaron que las políticas xenofóbicas, racistas y de criminalización de los migrantes instaladas en el discurso político en Estados Unidos y la Unión Europea, ‘peligrosamente es imitada por la derecha fascista de América Latina’.

También advirtieron sobre la pretensión de la administración norteamericana de retomar su influencia imperial en la región, para lo cual despliega una política de intervencionismo, con graves ataques a la soberanía de países como Venezuela.

Los participantes se pronunciaron, asimismo, sobre el proceso de paz en Colombia, y demandaron la implementación de los acuerdos, el avance en los diálogos con todas las fuerzas guerrilleras del país y la profundización de la construcción de la paz para el pueblo.

Condenaron el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba en detrimento del proceso de normalización de las relaciones bilaterales, las medidas contra el gobierno en Nicaragua, el sabotaje de la derecha a la gestión del gobierno de El Salvador y el permanente asedio al de Bolivia.

Uno de los momentos más importantes de la Jornada fue el homenaje al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, al que se sumaron otros, como el mensaje enviado por el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y la intervención del exmandatario de Uruguyay, José Mujica.

RECHAZAN AVANCES EN ACUERDOS DE TLC

El activista mexicano Gustavo Castro celebró la realización de la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo en momentos en que a su juicio avanzan en el área los Tratados de Libre Comercio (TLC).

‘Los tratados de libre comercio van avanzando y también van abriendo la venta de todos los territorios en la región, la extracción de los recursos y bienes naturales del continente a costa de mucha criminalización, apropiación de territorios, asesinatos incluso’, denunció en diálogo con Orbe.

El miembro de la organización Otros Mundos, de la federación Amigos de la Tierra, señaló la importancia de articular alianzas y alternativas por parte de los movimientos sociales, organizaciones populares, sindicales, feministas y ecologistas, frente a estas realidades, uno de los propósitos de la cita de tres días en Montevideo, Uruguay.

Castro, único testigo del asesinato de la líder ambientalista Berta Cáceres, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, opinó que una de las vías para evitar hechos como estos y la impunidad de los implicados reside precisamente en la denuncia y la solidaridad internacional.

La activista, merecedora del premio Goldman en 2015, fue ultimada a tiros en marzo de 2016 en su casa del departamento de Intibucá, por oponerse al proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, de la compañía DESA, en defensa del medio ambiente y los derechos del pueblo lenca, la mayor etnia originaria del país.

Mucho se logra al parecer con la presión internacional y creo que no sólo es el caso de Berta, sino de muchas organizaciones en América Latina, cuyos miembros están siendo perseguidos, encarcelados, asesinados, criminalizados por defender la tierra, el agua, el acceso a la educación, la salud y los derechos humanos más elementales, manifestó.

En su opinión, encuentros como la Jornada Continental, donde se pueden elaborar estrategias comunes no solo de defensa, sino también de prevención contra estos mega-proyectos de despojo en los territorios, constituye una condición fabulosa para el logro de la justicia.

LUCHA CONSTRUIDA EN UNIDAD

El dirigente del Partido de los Trabajadores de Brasil en el Estado de Paraná Florisvaldo Fier valoró la recién concluida Jornada Continental por la Democracia y Contra el Neoliberalismo en Uruguay como perspectiva en construcción de lucha internacional.

Para el político ‘la lucha para la conquista, manutención y avance de los derechos solo es posible impulsarla desde el ámbito internacional’, aseguró en entrevista con Orbe.

Es imposible que un país solo consiga conquistar sus derechos y mantenerlos solamente con luchas nacionales, manifestó en una de las carpas instaladas en el Velódromo Municipal de Montevideo, donde sesionó por tres días el evento continental con la asistencia de más de dos mil delegados.

El también exAlto Representante del Mercado Común del Sur (Mercosur) reflexionó que si el capital es internacional y tiene toda su acción de manera supranacional arriba de los Estados, los trabajadores tienen que organizarse también en cada uno de sus países.

Enfatizó en ese sentido, que en caso contrario ‘serán sometidos a una profunda explotación’.

Sobre la situación de su país advirtió que el golpe de Estado aún persiste, ‘no se terminó y se va a profundizar aún más en quitar los derechos a los trabajadores’.

Fier señaló que al capital internacional no le gusta los Estados naciones y Luiz Inácio Lula Da Silva y Dilma Rousseff, ambos del Partido del Trabajo, estaban construyendo un Estado nación, con soberanía y liderazgo internacional, y ‘al gran capital no le gusta eso’.

Remarcó que la esperanza está en volver a elegir a Lula como presidente, porque ‘es el único hombre capaz de frenar el golpe y colocar a Brasil en la ruta de la democracia’.

El exfuncionario del Mercosur consideró la resistencia de los trabajadores de Brasil como buena, pero dijo que es insuficiente, por lo que hay que organizarse.

ETN/ Prensa Latina

Deje un Comentario

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí